Mente revuelta

Estándar

Es curioso ver que muchas veces pasamos por alto momentos de nuestra vida primordiales y esenciales para definirnos como persona.

Anoche, después de mucho tiempo, soñé y recuerdo el sueño como si no hubiese sido tal.

Hay momentos en la vida que nos marcan. Algunos de ellos aún no han sucedido pero sabes que sucederán, y te hacen ver cómo caen los pilares de tu existencia, de tu vida tal cual la conoces.

¿Y qué podemos hacer? Nada en absoluto si no es asumirlos, aunque las pesadillas que un día sabes que se harán realidad sigan empeñadas en impedir noches tranquilas sin despertares bruscos y sudores fríos.

¿Os ha pasado alguna vez tener una pesadilla que inevitablemente sabéis que se volverá real? ¿Qué habéis hecho para menguar su daño y mitigar ese dolor que sabéis que en el futuro será real?

Hoy no me toca hablar a mí de la revolución que tengo en mi cabeza, sino a ustedes.

Quiero oír todas las voces posibles, todas las historias posibles. Hoy quiero que seas tú, querido o querida lector o lectora, quien me cuente su historia de “pesadillas futuras realidades” que has tenido y todo en torno a ellas. Yo no me veo con fuerzas de contar las mías…

Deja un comentario