Unicornios extraños

Estándar

Es raro pararse a pensar en lo que dejamos atrás poco a poco sin darnos cuenta durante el camino de nuestra vida, las emociones que ya no sentimo y, sobretodo, ciertos recuerdos que ya será difícil dejar de recordar. Continuar leyendo

Historia, de amor…

Estándar

Había una vez alguien, alguien que no era yo. Continuar leyendo

Te extraño

Estándar

Hay veces, que aunque intentamos negarlo, una parte de nosotros sigue ligada a un pasado del que quieres huir.

Debes aceptarlo, intentar borrar esas experiencias dejando solo lo bueno y avanzar hacia un nuevo futuro, el tuyo propio; sin ataduras ni remordimientos, como si nunca hubiese existido aquella experiencia que tanto te impide ser feliz.

Pensando en eso, y recordando de ese subconsciente traicionero que siempre se empeña en sacar lo peor de mí, a continuación os dejo con unos versos de una historia similar, en la que los engaños, las traiciones y el dolor, acabaron con un amor puro que aún perdura en el fondo de nuestro ser.

Ahora os toca opinar, comentar y comparar. Pero sobretodo os toca reaccionar e intentar terminar con todo eso que nos impide avanzar.
Continuar leyendo

Secretos

Estándar

Es muy común que no suela decir lo que quiero decir realmente, pues mis palabras son toscas si no se encuentran en papel, al parecer.
Continuar leyendo

Esos días…

Estándar

Hay días que nada más despertarte eres incapaz de ver nada positivo, sientes que todo el mundo está en tu contra, y te sientes más molesto de lo normal. Continuar leyendo

Errores

Estándar

Hay muchas veces que he cometido errores, pero nuca ninguno como hoy…

Continuar leyendo

Podrás si tienes…

Estándar

Podrás si tienes fé, si tienes esperanza en que podrás conseguirlo, si crees en tu propio valor como persona y te ves con la capacidad suficiente como para llevarlo a cabo.

Continuar leyendo

Absurdo

Estándar

Es curioso, si no bien absurdo, el darme cuenta de las cosas después de tener la oportunidad de poder hacer algo al respecto, como si no pudiese evitar que sucediesen por más que me empeñase en ello.
Continuar leyendo

Robar abrazos

Estándar

Te robaría mil abrazos que me diesen aquello que ansío, pero son otros los que no me dejan…

No me deja la envidia insana, la ira, la rabia, la impotencia, el odio que tengo hacia mí mismo. No me deja mi ser, mis entrañas, me obstaculizan el paso hacia la felicidad, y encima se creen superiores a mi propio corazón…

Tengo ganas de besarte, de contarte cuánto te quiero, de, juntos, llegar al infinito entrelazados, cuando el amor pasa de ser palabra a acto, y el acto de ser uno más a aquél que nunca querrás olvidar.

Te pido disculpas, no puedo ser más escueto, porque el pasado me obliga en volverte a recordar, la distancia me incita a quererte olvidar, y tú…

Tú me obligas a olvidarme de mí mismo, de mi propia vida, de mi propio ser, de lo único que a ciencia cierta tengo… Me obligas a amarte y a querer hacer mil locuras por poder volver a besarte, a sentirte, a abrazarte, a quererte más aún, a adorarte como cúspide de mi vida, a convertirte en mi faro y mi única guía, y hasta a ser capaz de acabar con mi vida sólo por el hecho de que nunca más te robaré un abrazo como aquél, que con tanta tensión, evitabas disimular al no dármelo, y que te pude robar con mil besos y caricias, y con lo más bello y hermoso que nunca sentí…