Una historia difícil de contar

Estándar

Es duro decir que has intentado acabar con tu vida, pero más duro es reconocer que ahora mismo sigues sintiendo que tenías que haber dado el paso, que no tenías que haberte arrepentido de intentarlo. Continuar leyendo